vinoslapalma@vinoslapalma.com922 444 404
Está usted aquí: Bodegas Malvasía Dulce

Malvasía Dulce

HISTORIA

Para encontrar las primeras referencias de este vino legendario, tenemos que remontarnos algo más de cinco siglos. Fue a finales del siglo XV, con la llegada de los primeros colonizadores europeos del Archipiélago, cuando comienzan a plantarse viñedos en La Palma. Entre las muchas cepas importadas, vinieron algunos ejemplares de esta antiquísima variedad mediterránea. De hecho, algunos expertos relacionan el nombre malvasía con el puerto griego de Monemvasía, en la península del Peloponeso, aunque otras fuentes parecen apuntar hacia la localidad cretense de Candia.


Sea como fuere, apenas doscientos años después de su llegada, la extraordinaria calidad del malvasía canario ya era bien conocida en las cortes europeas. Por las islas pasaba en aquel entonces una de las rutas de navegación más transitadas del mundo, lo que favoreció a la vez su distribución y su fama. Innumerables personajes famosos a lo largo de la historia han dado testimonio de que el vino de Malvasía es un vino de calidad. Las principales exportaciones de la época se produjeron hacia Inglaterra, de ahí que escritores de la talla de Shakespeare, Lord Bayron hablaron de los vinos canarios como uno de los néctares preferidos por los dioses. Goldoni lo cita multitud de veces en su extensa obra literaria.

En el siglo XIX llega a Europa la temible filoxera, una plaga de proporciones casi bíblicas que arrasó con las dos terceras partes de la producción del continente. Muchas de las llamadas variedades nobles, el grupo al que pertenece la malvasía palmera, se extinguieron para no volver a aparecer jamás. Sólo el relativo aislamiento de Canarias permitió conservar la práctica totalidad de las traídas al archipiélago. Y entre ellas, la que nos ocupa en este reportaje.

En nuestros días zonas volcánicas como la de Fuencaliente y Hoyo de Mazo, son las que más espacio dedican al cultivo de este varietal en la isla.

EL VINO

Los Malvasías de La Palma, son vinos que según la legislación se denominan “Vinos naturalmente dulces” que por proceder de uvas con una gran concentración de azúcares naturales, producen mostos de hasta 272 gr/litro de azúcar, fermentan parcialmente, parándose la fermentación de forma natural y quedando un contenido de azúcar residual en los vinos que debe superar los 45 gr. por litro. En el caso del Malvasía dulce de La Palma la graduación alcohólica adquirida mínima debe ser del 13% en VOL, pudiendo llegar en algunos casos hasta los 22% en VOL.



Se trata pues de vinos elaborados de forma natural, sin adición de levaduras foráneas, alcohol etílico o mostos concentrados, que adquieren un color oro dorado intenso, ambarino y brillante, en los que destaca una potencia aromática muy marcada manifestando una insólita y armoniosa complejidad de tonos frutales, un retrogusto que puede alcanzar hasta los treinta segundos en el paladar, y un suave dulzor característico de la fructosa con un ligerísimo pero perceptible punto final amargo.



Aromático y exuberante, el malvasía es probablemente el más emblemático de los vinos embotellados en La Palma. Su carácter complejo y azucarado lo convierte en un acompañante exquisito para cualquier postre, aunque también puede tomarse sólo. Combina muy bien con los patés, quesos curados, postres y repostería palmera. Este vino es tan espectacular que en catas nacionales altamente especializadas donde la puntuación máxima es de 100 puntos, un malvasía de La Palma obtuvo recientemente 97 puntos.


RECONOCIMIENTOS OBTENIDOS

Los Malvasías Palmeros han estado a la altura de los grandes vinos dulces del mundo. Prueba de su excelente calidad son los numerosos premios, que han ido cosechando a lo largo de los últimos años. Han cotizado 34 premios en concursos celebrados tanto a nivel nacional como internacional. Han obtenido un Bacchus de Oro en el 96, una medalla de Oro en un concurso celebrado en Liubiana; cinco medallas de plata obtenidas en concurso celebrados en Oporto, en Paris en el 99, en Praga, en Argentina y en Liubiana en el año 2002 y una medalla de Bronce en Bruselas; un primer, un segundo y un tercer premio en La Feria de La Alimentación de Tenerife en el año 2000 y un Diploma de Honor en Montreal en el 99.

Así se forja la leyenda de un tesoro enológico exclusivo de nuestra isla.

Más información sobre nuestros vinos de Malvasía en ESTE INTERESANTE ARTÍCULO

e-max.it: your social media marketing partner

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si continúa navegando o pulsa el botón "Aceptar" dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Uso de cookies.